Donde manda Capitán...

 
El estilo navy o marinero es sinónimo de distinción o elegancia por su sencillez en la construcción de cualquier equipo donde el rayado es el centro de la atención y los colores básicos son blanco, azul y rojo. El hilo conductor en este look esta inspirado en los marineros y el mundo náutico de los años 20 y fue introducido en el mundo de la moda por la celebre Diseñadora Coco Chanel, siendo sus épocas de auge principalmente las décadas del 50 y el 80. Esta manera de vestir es considerada a-temporal y clásica; la prueba esta en que año tras año, uno u otro diseñador, incluye en sus colecciones alguna versión de este estilo, que millones de mujeres han elegido y siguen eligiendo para el guardarropas personal.

Los pantalones o faldas blancas, remeras, camisas y blusas rayadas, con lunares, vestidos con cuellos, vuelos o botones y algún detalle en dorado o amarillo son las prendas típicas y de allí surgen miles de alternativas que hacen de este look básico y tradicional, una opción divertida donde podemos innovar con algún toque como aporte personal y distintivo.

La temporada pasada se vio en varias colecciones y en la que viene volverá a aparecer, esta vez la consigna es mezclar estampados de pies a cabeza: rayados, polka dots o lunares e incluso los floreados y los print!
En mi caso, yo soy bastante clásica en algunos aspectos sobre todo en lo que se refiere a las combinaciones, por eso dicho exceso, lo veo como una consigna divertida, actual, aunque un tanto adolescente. Creo que para las que quizás se encuentren en un punto parecido pero les gustaría incorporarlo, lo ideal sería hacerlo con algún detalle, como un accesorio por ejemplo. Recuerden que a  la hora de hacer licuados, tragos o algún aperitivo, las proporciones son la clave del éxito, por eso para estos casos es bueno repasar este punto antes de cruzar esa delgada linea que nos separa de ser una chica actual y moderna a ser miss cambalache 2010.

Tener en cuanta algunos tips podría orientarnos:
*Seleccionar texturas y géneros diferentes.
*Seleccionar estampados en diferentes tamaños.
Ej. El de superficie mas pequeña con el estampado mas grande.
*Cuidar que la gama de colores tenga una razón o equilibrio.
Ej. Usar colores análogos, es decir que sean vecinos en la ubicación del circulo cromático.
Véanlo como una composición, un cuento; cuando armen un conjunto, cada pieza debe estar allí por un motivo que le da sentido a su existencia. 

Eso sí, al menos de mi parte, me gustaría dejarles como mensaje principal, mas allá de gustos, edades o lugar en donde se encuentren que por una vez depositemos en el ropero el miedo al ridículo, es tan bueno animarse al cambio, confiar en una misma y liberarse un poco de los juicios y el que dirán para atreverse a jugar, a disfrutar de la vida y a sentirse dueña de crear un estilo propio, personal.


 Sol Fernández.















































































































































No hay comentarios:

¿Y ahora que me pongo? es una marca ®. Con la tecnología de Blogger.