Dime que zapato usas y te dire como eres...

Antes de que conocieramos a Carrie Bradshaw, una celebrity loca por los zapatos que impulsó con su fanatismo a que muchas mujeres comenzaran a prestarle atención a la parte mas remota del cuerpo humano; los zapatos ya eran lo mas importante del atuendo, incluso en la antigüedad; el calzado marcaba la diferencia entre las clases, dando estatus social y jerarquía a quienes usaban piedras preciosas, oro y plata en los mismos.



Hoy se escucha hablar constantemente sobre la comunicación no verbal a través del cuerpo, de los gestos y de la imagen; pues dentro de la imagen, el calzado es la pieza mas relevante a la hora de descifrar las características de nuestra personalidad y en ocasiones hasta mas de lo que nos gustaría.



Por ello, cuidar el estado del calzado en el atuendo es parte crucial si queremos lucir una imagen impecable, con estilo y sobretodo con elegancia.
Podemos tener el mejor vestido o la mejor cartera; pero si los zapatos están en malas condiciones, arruinarán los cuidados que hagamos por vernos bien.
En cambio podemos tener prendas básicas en nuestra vestimenta, pero con los zapatos indicados, nuestro look puede ser una sensación.



Por eso, al contrario de lo que hacemos todas; lo primero a la hora de elegir nuestro atuendo son los zapatos, mujeres!
Los que no debe faltar en un guardarropas son sin duda los tacos negros, diría que dos pares diferentes de ellos como mínimo; además unos metalizados que son comodín a la hora de salir, unas chatitas o taco chino bajos; un par de botas en excelentes condiciones y en caso de poder otro mas de diferente color y como broche de oro los zapatos "estrella", esos que al calzar en nuestros pies convierten la calabaza en carroza para llevarnos directo a nuestros sueños...



Esto sería lo mínimo, aunque se, por experiencia propia y porque tuve la oportunidad de trabajar en zapatería, que pocas mujeres respetamos el mínimo y por el contrario nuestro máximo no tiene techo... como el costo de vida o la inflación...
Aun recuerdo aquel tiempo en que un buen par de zapatos que costaban carísimos, salían $100... hoy no compramos ni la caja! Pero bueno, no es este el lugar para polemizar sobre economía.



Pero sí para cuidarla por ello son varias las cuestiones a tener en cuenta a la hora de comprar "pepes"
Como siempre, he investigado y leído acerca del tema, en diversos lugares pero he decidido basarme más en la experiencia con la que cuento; desde las dos veredas...



Cuando hablamos de "comodidad" está claro que si tenemos los dedos apiñados y la vendedora nos dice "si, se re estiran", seamos responsables chicas y no nos acordemos de ella toda la noche mientras sufrimos una compresión mortal que desde los dedos de los pies logra comprimirnos de dolor el cerebro... cada una de nosotras debe tener la sabiduría de conocer nuestro propio cuerpo y usarla a la hora de comprar... el zapato se "amolda" pero no crece!



He escuchado, visto y leído infinidad de trucos a la hora de "agrandar" los zapatos, como por ejemplo que hay que bañarse con ellos y sacárselos recién cuando se hayan secado...
Para evitar estos extraños experimentos que no son fiables, permitanme recomendarles:
Tómense el tiempo necesario, vayan solas o con alguien que este dispuesto a acompañarlas en la tarea.
Prueben los dos pies ya que en muchos casos hay una pequeña diferencia de tamaño y caminen por el lugar sin miedo... eso si, no salgan corriendo porque se vería un tanto dudoso! (Anécdotas...)



Siempre, con respeto y con cordialidad hagan saber a quien las atiende que tomaran su tiempo para decidirse ya que luego, los reclamos pueden ser en vano.
Eviten comprar por la mañana; sabemos que el pie se hincha a lo largo del día.
En lo posible pruebenlos con medias de nylon y si las llevan ustedes, será mejor ya que resulta mas higénico.
Un dato interesante es que revisen el par que decidan comprar... para no encontrarse con la sorpresa a la hora de querer hacer un cambio que están usados y no fue por ustedes... así evitaran problemas.



Los dedos deben estar cómodos, sin tocar la punta, pero el talón debe calzar bien, de la misma manera ya que si sobra espacio, no hay plantilla que lo solucione.
Realmente caminar con zapatos grandes es peor que hacerlo con zapatos chicos pues la estabilidad peligra y corremos el riesgo de caer!



Lo ultimo y no menos importante es "la calidad". Es corto y sencillo, si es cuero, es caro.
Pienso que pagar por lo que compramos un precio justo esta bien; se que el cuero es caro, la mano de obra y la marca merecen su ganancia... pero no estoy de acuerdo con los excesivos precios que hoy hay que pagar para tener un par de zapatos o cualquier producto que sea de calidad...
Cada una sabrá lo que puede destinar a este gasto, es preferible menos cantidad y mas calidad.
Tengan en cuenta que estos pies que tenemos, son quienes nos deben llevar a lo largo de nuestras vidas, recorriendo el camino que elijamos y con tal importancia es que debemos tratarlos!
Espero haberles ayudado en algo, gracias por leer, por comentar y por estar siempre presentes.



Las fotos a lo largo de la nota, son de zapatos que utilizaron en la producción de Sex and the City; también hay zapatos de la colección de Lucila Iotti, Diseñadora Argentina que llamó la atención de Patricia Field, la Asesora y Vestuarista de la serie; por tan perfecta colección, excéntrica y llena de color!

No hay comentarios:

¿Y ahora que me pongo? es una marca ®. Con la tecnología de Blogger.