Levántate y anda...



Y si, un tropezón no es caída pero hay que estar en esos zapatos...
Caerse en publico es uno de los momentos celebres en el haber de papelones de las mujeres...
Por supuesto como en todos los ámbitos hay diferentes estilos; esta ese porrazo en el que por un segundo el mundo se paraliza porque se espera un movimiento de la accidentada para corroborar que todavía hay vida, también están esos que se suceden en cámara lenta y permiten que el espectador disfrute de una serie de gestos y caras dignas de un examen de mimo y claro, como no puede faltar, están esos que deberían recibir un premio a la alegría porque después del minuto uno es imposible contener las groseras carcajadas incluso de la persona a la que se le atribuye el infortunio.
Lo cierto es que pocas mujeres han podido guardar el equilibrio a través de los años manteniéndose invictas en el mundo del porrazo. Obviamente yo no soy una de ellas, por el contrario soy de esas que anda por la vida de ponchazo en ponchazo y bien conozco todos los estilos! Pero que seria de la vida sin una mirada positiva, lo bueno en esta historia es que la practica hace al maestro asíque ya me recibí hace tiempo y hasta hice un master.
Recuerdo un verano en el que se me ocurrió tomarme vacaciones en Ushuaia... Pleno Febrero y hacían 5 grados bajo cero, las botas eran un calzado obligatorio y allí las calles con tanto frío suelen volverse mini pistas de patinaje porque cualquier charquito termina siendo un bloque de hielo, sumado los vientos fuertes, imagínense...
No había forma que despegara del piso! Para buscarme a mí, ya sabían que tenían que mirar para abajo!
Por eso la prevención es el mejor remedio y lo mas recomendado para evitar episodios como estos es no usar zapatos que no tengan buen apoyo, estabilidad y que sean mas grandes porque esto potenciara las probabilidades de que terminemos en un aterrizaje de emergencia. La altura es en muchos casos responsable de los tropezones pero déjenme decirles que yo he derrapado incluso con chatitas por lo que además de la altura o los zapatos en si, tener en cuenta el estado del suelo que pisamos es clave!
Finalmente si tomamos todos los recaudos necesarios pero el destino nos ha reservado esta mala jugada, la mejor elección es una buena sonrisa de oreja a oreja. Reírse de una misma ya que de todas formas quienes lo hayan presenciado lo harán!
Tengamos en cuenta que estos accidentes generalmente duran apenas unos segundos y a menos que estemos en una pasarela rodeadas de paparazzis, como estas chicas, nuestro golpazo solo quedara en el recuerdo!








































No hay comentarios:

¿Y ahora que me pongo? es una marca ®. Con la tecnología de Blogger.